LightBlaster – Review

La gran ventaja de la fotografía en estos tiempos es que internet hace fáciles las cosas.

Es decir, siempre han existido artesanos capaces de hacer cosas realmente estupendas con el hardware pero muchas veces la poca difusión hacía que cosas como los trabajos de Tony Armato sobre el legendario Vivitar 283 – para los que no lo conocen, el hermano menor del Vivitar 285 HV, del que hemos hablado antes – y que comercializaba bajo la marca Armatar.

Actualmente pequeñas grandes ideas aparecen continuamente, el Light Blaster es una de ellas.

Consiste en un cuerpo de plástico con tres agujeros; uno de ellos tiene una montura Canon, otro un soporte para un speedlite y el tercero para un cartucho donde entrará una diapositiva.

¿Cual es la idea?

Proyectar fondos de modo que puedas convertir diapositivas en un elemento más de la composición de la foto, es decir, lo que muchos hacen en photoshop, pero durante la toma. Usando la iluminación que da el speedlite, disparado al mismo tiempo que la cámara. Es decir, puedes usarlo como un modificador a tu luz de fondo, cómo lúz principal o proyectarlo sobre el  humo de una máquina de humo, depende de lo que tengas a mano.

¿Lo Logra?

Si, aunque tiene una curva de aprendizaje que no llega a ser significativa y puede convertirse en una herramienta adictiva en el arsenal de cualquier fotógrafo. Las principales dificultades están relacionadas con el enfoque de la imagen y conseguir las imágenes a proyectar.  La gente de LightBlaster proporciona unas plantillas para que puedas imprimir tus propias diapositivas en acetato y también sugiere algunos proveedores que pueden hacer ese trabajo por ti. Adicionalmente vende algunas imágenes listas para usar.

Conclusión

El Lightblaster es una herramienta engañosamente sencilla, puede llegar a ser muy fácil de usar pero permite añadir una cantidad importante de recursos a la composición fotográfica del fotógrafo. Pero su efectividad depende de la cantidad mucho del ensayo y error, no es una herramienta que funcione a la primera y al salir de la caja, necesita que el usuario tenga en la cabeza que desea lograr y tenga algunos conocimientos básicos – como ratios de luz y distancia de enfoque – de los que partir, sin ellos es imposible que sacarle partido.

Contenido de la caja:

  • El Light Blaster
  • Estuche rígido para el proyector
  • Cartucho para diapositivas
  • 1 diapositiva

Pro Tip

  • Usa una linterna de buena potencia para ajustar el foco del lente sobre la superficie que desees fotear.

Nos gusta:

  • El estuche es lo suficientemente rígido para proteger adecuadamente el proyector
  • Funciona y cuando lo aprendes es adictivo
  • El precio
  • Es fácil aprender a usarlo, no se requiere más conocimientos que los que se tienen naturalmente dentro del campo.
  • Los complementos necesarios son de uso común para casi cualquier fotógrafo.

No nos gusta:

  • Necesita, necesariamente, un anillo adaptador si no eres usuario de Canon.
  • El manual es claro en cuanto al ensamblaje del aparato, pero no en cuanto a enseñar a usarlo.
  • El tamaño es algo incomodo para llevar en una mochila, pero perfecto en un estudio.
  • No existe adaptador para flash de estudio.

Disclaimer: todas las fotos en la galería a continuación han sido tomadas por el autor de esta entrada y le pertenecen.

 

Siganme

Carlos Wertheman

Fotografo at Isolet Foto
Fotografo y podcaster en el Langoy. Bloguero de cuasi primera generación, tuitero desde el 2007 y open source fan.
Siganme

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *